All posts by Pierre

Milan San Remo

Milán – San Remo 2016; Análisis previo

Por Robert Smith:

La San Remo es el Sábado, pequeña previa de cómo la veo:

Lo primero es el recorrido, que va a ser el tradicional, sin aditivos ardeneros en la parte final como se especulaba años atrás.

Ni Le Maine, ni cuestitas de cabra guillenescas que valgan, una vez más la dureza de la prueba consistirá en el kilometraje y las dos tachuelas en el tramo final, primero Cipresa y luego Poggio. De este último se baja y se llega a San Remo ipso facto.

De cómo se intuye la carrera, yo la entiendo como un “todos contra Kristoff”, que en caso de sprint tiene todas las papeletas porque es el que mejor esprinta en escenarios apocalípticos, más aún sin Dege.

Esto creo que es bueno para el espectáculo, porque a Sagan, Cance, Van Avermaet, Matthews, Stybar, Valverde, Kiwi, Boason Hagen, Van Marcke… no les vale llegar en grupo y todos son rapidillos para confiar en su punta de velocidad de cara a un grupo pequeño, así que deberían pasar.

Mi gran miedo es que dos de estos, que andan como tiros, Boason (la putita) y Stybar, son de naturaleza chuparruedesca y me temo que pueden desentenderse y cucarachear con la excusa de Gaviria y Cavendish.

Y este nombre es el que traigo como gran favorito “tapado”, Fernando Gaviria.

Más cositas… no va a estar Paolini, que el año pasado troleó al personal en la subida al Poggio y parece que el Kathusa ha perdido poderío para controlar el final.

Si Sagan y Cance, que de ganar podría ser uno de los tops en repetir tres monumentos con más de una victoria (con Kelly, Merckx y compañía), quieren ganar aquí tienen que endurecer de verdad en la Cipresa y cargarse al Katusha desde lejos.

Carrera complicada para Valverde, que se lleva a bananito Betancur, porque le exige estar 40 km al loro concentrado y resolver en un golpe, sin paradiñas.

Equipo muy guerrillero es el del Sky. Pueden montar un chocho terrible. Thomas, Kiwi, Stannard, Swift, Kennaugh, Puccio, Rowe y Viviani. Mucho ojito con estos que pueden convertirse en “los odiosos ocho”.

Y otro punto, ¿quienes serán los intrépidos foragidos el Sábado? Los bandoleros, asaltadiligencias, robaperas, vendemadres y buscavidas de diverso pelaje que intentarán hacer saltar la banca contra pronóstico, es decir, el entrañable grupo de maleantes de moral distraída, dispuestos a todo por mejorar su status en el pelotón. Ya sabéis que siento predilección por este particular tipo de ciclista, paso a detallaros los que creo que pueden tener un papel protagonista:

Tim Wellens representa como ninguno este ciclista de perfil rufianesco, que se mueve con todo en la media distancia. Corre en el Lotto, que se trae a Debbuschere y Roelandts y seguro se mueven desde lejos. Me encanta verle adoptar la posición Bartoli en terreno favorable y no digo nada nuevo si digo que es uno de mis ojitos derechos. Si llueve sus opciones de hacer el canalla crecen.

Si hay un país donde el ciclismo se vive como el único espacio social donde la civilización brilla por su ausencia, ese es Italia. Pozzatto, Colbrelli, Battaglin, Felline, Boem, Rebellin!!!.. todos venderían a su hermana por estar en lo más alto del podium en San Remo. Guardan el recuerdo de las primaveras ganadas por Giorgo Furlan y Gabriele Colombo en los 90, cuando los chicos de la Gewiss-Ballan hubieran sido llamados para participar en una misión suicida para dinamitar un meteorito en dirección a la tierra como en armaggedon. Ni Bruce Willis ni ostias, acordaos de como las gastaban Riijs y sus secuaces. En este grupito tengo interés por ver cómo se desenvuelve Andrea Fedi, pinta a ser un auténtico robacarteras.

No olvidar en este grupo a los butaneros del CCC, con Hirt y Patersky como máximos exponentes, además de Rebellin. Jan Bakelandts del AG2R, Lutsenko y Stephen Cummings pueden entrar en este perfil. Y me he olvidado de Brambilla, que no sé si ha vuelto a coger la bici tras pasar un par de semanas liberando Siena del crimen tras su paso por la Strade-Bianche. El profesor Xabier lo ha reclutado para su próximo enfrentamiento con Magneto.

 

Robert Smith

porra ciclismo

Cosas de draft

Explicar lo que es un draft a un neófito en el tema de las porras deportivas es un difícil asunto. Así a bote pronto, se me ocurre que un draft es una especie de infierno en miniatura, con multitud de fuerzas percutiendo en direcciones opuestas y creando un caos similar al que se puede apreciar en cualquier parlamento del sudeste asiático tras una hipótetica subida del precio del arroz. Sálvese quien pueda es el principio que rige este trafullero procedimiento para seleccionar jugadores de fútbol, corredores ciclistas o vete tú a saber el disparate que se nos ocurra en el futuro.

El objetivo es claro y bastante oscuro, al crear una especie de relación o vínculo con el tunante electo en cuestión, una especie de amor odio durante toda la temporada en función de sus idas y venidas, en este caso, por las carreteras de medio mundo. El draft funciona, ya desde el primer momento los porreros se disponen a diferentes chaladuras para crear ambiente de equipo en sus grupetas, que en ocasiones guardan más semejanzas con una manifestación de mariachis que con un pelotón de ciclistas. Desde tener apuntados en una pizarra todos tus corredores rollo Una mente maravilllosa a seguir en twitter, cuál psicópata grupi, a los pobres diablos que han tenido la dicha de dar con sus huesos en tu equipo. Todo vale.

Manejarse en este nido de perversión no es tarea fácil ni para un agente del pentágono que haya pasado su vida entre palmaditas en la espalda a caciques de opereta en Sudamérica y el trafulleo de información en canales alternativos con los bolcheviques. La información fluye en todos los sentidos, surgiendo conversaciones parelelas que se abren y se cierran en función del grado de paranoia que rija la vida de cada cual. La idea es que no te roben tu próxima elección y para ese cometido valen las malas artes que veas conveniente emplear. Afortunadamente, todavía, la psique humana, siempre sorprendente en sus extremos, tiene sus limitaciones. No se puede saber la pintoresca hazaña que trama la mente oscura de tu vecino a pesar de llevar media vida cruzándotelo en el ascensor, del mismo modo que no podrás adivinar por donde te saldrá tu colega de toda la vida en un draft de ciclismo.

Ya de primeras, de alguno, te sorprendes que tenga más conocimiento de este bello deporte que el de que se utilizan bicicletas de dos ruedas para su desempeño. Pero ahí están, con kilos de hojas garabateadas y amasadas durante estos días anteriores, inseparables compañeros de la última docena de deposiciones en el Roca. Estos documentos, ininteligebles para el resto de la humanidad, superan las dimensiones de los apuntes del opositor medio a un puesto de notario. Y de largo, además. Son escritos en sánscrito y otras lenguas muertas y el día del drat llegan en condiciones de pergamino medieval por el trasiego al que han sido sometidos. Igual que un arqueólogo creería haber encontrado una bula papal del siglo XIII, un policía de homicidios que se precie no dudaría en etiquetar la amalgama de papeles en prueba número uno si cayeran en sus manos por una casualidad.

Una vez se da el pistoletazo de salida la ansiedad se dispara a niveles difíciles de imaginar fuera de un grupo de terapia para chiflados de los buenos. Es como pasear por los pasillos de Alguien voló sobre el nido del cuco, entre el goze de formar parte de tan absurdo galimatías y la verguenza de que no te vea nadie conocido embarcado en tan oscura tarea. Ni que decir tiene que, como regla básica, la ingesta masiva de alcohol acompaña todo draft con un mínimo de interés, cuestión que te hace llegar a las últimas rondas pensando seriamente que cualquier ciclista de medio pelo puede ser la próxima revelación del tour de Francia.

Otra norma básica de todo draft es que ante cualquier indicio de titubeo, el energúmeno en cuestión se verá envuelto en un acoso de la muchedumbre enbravecida que le insta a que queme las dos neuronas que conducen su vida miserable para la elección del siguiente ciclista o lo que sea. De repente estar con los botarates tus amigos moviendo hielos en el sofá se puede convertir en un par de horas en Guantánomo. Dos minutos en babia y eres el Sargento Patoso. Te lo harán pagar.

En esta ocasión el draft ha servido para que los destinos de siete amigos de la infancia hayamos confeccionado, wasap mediante, nuestras plantillas ciclistas para la temporada uci 2014. Sorprendente lo bajo que fueron elegidos los ganadores de tour Andy Schleck y Bradley Wiggins, ambos embarcados en sendos proyectos de convertirse en prima donnas y aspirantes claros al premio pulpo en un garage de la temporada. Igual o más sorprendente fue ver como nuestro amigo Elor apostaba por Purito Rodríguez en primera ronda dejando pasar al gran favorito a ser número uno, Saganimal. También fue sorprendente esperar a la sexta elección para ver salir a Spartacus, y más aun la demora en la salida de los sprinters, lo que permitió que mi primo Ibon se hiciera con Greipel y Kittel. Goros se sacaba dos conejos de la chistera apostando por el Tiburón de Nápoles y Van Marcke en sus primeras oportunidades de elegir y completaba la terna con un Degenkolb dispuesto a dar alguna sorpresa en la primavera ciclista. Ionbo confeccionó un equipo para grandes vueltas con Froome y Porte, acompañados de Kwiatkowski y los ardeneros Dan Martin. Totxo se decantaba por un ejército de pedreros encabezado por Terpstra y Van Avermaet con Valverde, el odidado murciano, de capo en vueltas grandes y Ardenas. Yo por mi parte me la jugué al Mapuche Quintana, la arriesgada apuesta de Styby para la primavera belga y el olvidado Kristoff como comodín. Garro se hacía con Sagan en segunda elección y remataba con Cavendish y Gilbert. Lander desde el último lugar se hacía con los veteranos Boonen y Contador, a los que no dudó en rodear de un buen número de todoterrenos como Stannard, Gerrans y Urán. Ni que decir tiene que las últimas rondas supusieron un intento desesperado del populacho por encontrar a la joven promesa que se confirmará este año al mismo tiempo que otros le daban la última oportunidad de brillar a un veterano.

Y lo demás… son cosas de draft, supongo.

fignon

Rober Smith

Etapa 14 para el novato Trentin

Texto dedicado a los resacosos del bbk Live 2013

Bonita lucha en el camino a Lyon en la etapa 14 en la que el italiano Matteo Trentin se levó el gato al agua en la que es su primera participación en el Tour de Francia.

Las aceras se encontraban terriblemente abarrotadas para contemplar los últimos 10 kilometros que transcurrían por la periferia Lyonesa. La escapada formada por una serie de 17 corredores comandada por el veterano Jens Voigt + Balekants, Andrew Talansky, Tejay Van Garderen, J.J Rojas, Julien Simon, Egoitz Garcia Etxegibel, Imanol Erviti, David Millar, Blel Kadri, Gechke, Brutt, Brughardt, Bak, Albasini, Vichot y Gautier hizo las delicias de los aficionados.

Julien Simon (Sojasun) fué el primero que intentó distanciarse de la escapada en solitario con un achazo justo antes de emprender la subida al último puerto de cuarta de la etapa 14. Y se lo curró de lujo marcando una ventaja de 26 segundos respecto a sus compañeros de escapada en la cima de La Croix Rouge.

Sin embargo desde ahí quedaban 7 km hasta la line de meta y los continuos arreones de Tejay Van Garderen o Mateo Albasini acabaron por neutralizar el intento del bravo corredor de Rennes. En un sprint de casi 2 km que son los que comprendía la recta final, fué el joven Matteo Trentin quien batió en linea de meta al suizo Michele Albasini (Orica-GreenEdge) segundo, Andrew Talansky (Garmin) tercero, J.J Rojas (Movistr) cuarto y Egoitz Garcia (el de Atxondo de Cofidis) quinto.

El joven lanzador de Mark Cavendish conseguía así su primera victoria como profesional en su primera participación en el Tour a la edad de 23 años. EL chaval no deba crédito cuando todos y cada uno de sus compañeros del Omega-Pharma Quick-Step venian a abrazarlo y felicitarlo cunado llegó el pelotón, que lo hizo a 6:17 con todos los favoritos incrustados en él.

Tajada para el joven estadounidense de Garmin – Andrew Talansky, que avanza hasta la 14 posición a 7:55 del coloso británico Chris Froome. Mañana toca la etapa más larga de la 100 edición del Tour; 245 kilometros con 3 puertos de cuarta, uno de tercera y final en Mont Ventoux de categoría especial.

Etapa 12 – chiste Perico

Carlos de Andrés sigue recreandose en la crítica a las etapas aburridas del Tour. Sigue y sigue y no deja a perico ni hablar. Cuando De Andrés termina a Perico no le queda más que decir que estaba de acuerdo con todo lo que De Andrés habia argumentado. Así que De Andrés le sugiere: -”…pues entonces no digas nada…”

El típico silencio se hace entonces durante los siguientes 45 segundos. Todos contemplamos los paisajes y la monotonía del pelotón cuando De Andrés aprovecha para sacar la chuleta y comenta sobre el puente que atraviesa el pelotón:

-”El pelotón pasa ahora por el puente de Langeais sobre el rio Loira que fué construído en 1844 por Guillaume Dubois y tuvo que ser reconstruído otras cuatro veces por las riadas que se produjeron…”

Ya esperamos el hachazo de Perico….

-”…mmmh pues ya va siendo hora de que cambien de empresa constructora… Mira ahí vemos a Joan Antoni Flecha” y dice con voz de me la suda todo… ” pues tiro yo mismoooaahh!! Mira me ha hecho caso! estabamos aquí quedandonos sopa con el pelotón..”